Pascua es el Tiempo por Excelencia de la Alegría

0
969

La “Pascua es el tiempo por excelencia de alegría”, si la muerte de Cristo nos entristeció la resurrección nos alegra, y eso es lo que estamos viviendo todos los fieles católicos en el mundo. Precisamente el texto de hoy nos habla del Evangelio de San Juan, capitulo: 21, el cual nos habla sobre ese ambiente pascual. Con este mensaje inició su homilía el Obispo de la Diócesis de Campeche, monseñor José Francisco González González, quien ofició la acostumbrada misa litúrgica dominical en la Catedral de la ciudad.

Como los bellos paisajes que nos ofrece la bahía de Campeche, con esas preciosas palmeras y las puestas de sol, de igual manera los apóstoles, en su momento, se encontraban en ese amanecer regresando de la pesca y realizando el trabajo de recoger sus redes un poco tristes por la nula pesca que obtuvieron, y el pescador Pedro se sube a la barca y los demás discípulos se suben a la barca de Pedro, la responsabilidad de la iglesia se la deja Jesús a Pedro y es el factor de unidad. Y los discípulos en su cansancio y tristeza por no haber pescado nada no reconocen a Jesús quien les preguntó ¿por qué están tristes?, ¿qué les pasa? y el primer discípulo que reconoce al señor fue Juan quien acostumbraba a tener con Jesús un trato personal.

Juan les dice a sus hermanos discípulos “el que nos habla es el Señor” y al escuchar Pedro esto, en un acto de humildad y penitencia se arroja al mar, porque ante la santidad de Cristo resucitado, la desesperanza de Pedro, al no pescar nada, lo hace sentir ese contraste, esto es como cuando una persona está muy alegre y de repente se decepciona de todo y nada le parece bien, eso fue lo que sentía Pedro, pero Jesús les dijo a los discípulos “vayan y echen las redes” y los discípulos, sabiendo que no hay pescado a esa hora, obedecieron al señor echando las redes al mar y sacaron 153 pescados, así lo dice este texto.

Señaló que cuando regresan todos al muelle con la red llena de estos 153 pescados, Jesús les dice “vamos comer, está el fogón encendido”, a los pescados que trajeron los discípulos, Jesús les quitó las vísceras y se los preparó. ¿Qué quiere decir esta acción que hiciera Jesús?, es que para la obra que el hombre va hacer se requiere de empeño y compromiso del ser humano y Jesús invita al hombre y a la mujer a comprometerse y el Señor les da pan y pescado, el pan es Cristo, yo soy el pan de vida y Cristo es el pescado, por eso en la iconografía antigua cristiana a Cristo se le representa con un pez.

Jesús es el pan y el pez la eucaristía. Este es mi cuerpo yo soy el pan de vida cómanlo, disfrútenlo hagan comunión, y el que come el cuerpo de Cristo y participa en la eucaristía vive en comunión y los discípulos no están desperdigados, viven en la iglesia de Jesús bajo la conducción de Pedro, Jesús les dijo a la mayoría de sus discípulos ya no van hacer pescadores de peces sino van hacer pescadores de hombres. Van a sacar a hombres de la inmunidad del pecado y van a tener que morir van hacer pascua pero vivirán eternamente.

La red es fuerte no se rompe y esto nos recuerda la pasión de Cristo, Jesús a quien en estando crucificado en la cruz un solado romano le atraviesa su lado derecho pero no le quebraron ningún hueso no se reventó el cuerpo de Cristo porque su cuerpo es uno y único la iglesia es una y única y la iglesia que Jesús funda y que se la confía a Pedro es una y esa iglesia  abarca y  es la totalidad de los pueblos que no se quebranta pero si esta traspasado y Jesús le preguntó a Pedro varias veces, ¿Pedro me amas? y él le contesto, si, entonces así como me amas a mi amarás a mis ovejas que te encomiendo que Dios los ayude a unir el cielo con la tierra en ese tiempo pascual con es Cristo que nos vino atraer el cielo y la tierra, y estos se unen por el amor por ese encuentro de Jesús resucitado que nos cambia la vida y nos lanza a una pesca abundante,  a una pesca donde todos los pueblos  entren en el seguimiento de Jesús, único camino que da la vida eterna, así sea finalizó.