Calakmul hermosa selva campechana

0
149

Solo ascendiendo a la cúspide de un gran templo escalonado se puede entender que Calakmul no le pertenece al hombre, sino a la Madre Tierra, que se manifiesta como un inmenso bosque selvático capaz de devorar todo a su paso, tal como lo hizo con la ciudad maya más importante del periodo Clásico y de la que ahora solo quedan vestigios de palacios, templos y juegos de pelota atrapados entre ceibas, caobas y chicozapotes.

Poner un pie en este municipio de Campeche no solo significa explorar una zona arqueológica, también representa un privilegio adentrarse en el bosque tropical más grande de México.

El 70% de su territorio es Área Natural Protegida.

Las comunidades que habitan en este paraíso han creado rutas para descubrir algunas de sus riquezas naturales, distribuidas en tres reservas: Balam Kin, Balam Kú y Calakmul.

Esta última, cuyo nombre completo es Reserva de la Biósfera Calakmul, fue designada como Bien Mixto (natural y cultural) en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco, en 2014.Calakmul, junto con las reservas naturales de Chiapas, las del Peten en Guatemala y las de Belice, crean el segundo bosque tropical más grande de América, solo por debajo del Amazonas.

Charas azules y monos aulladores
Un día en la comunidad de La Mancolona no estaría completo sin una caminata entre la selva para observar alguna de las 200 especies de aves que la habitan.

Los pobladores de origen tzeltal chiapaneco se convierten en tus guías para ir en busca de la llamativa chara azul, debido a su plumaje, precisamente, de color azul eléctrico, o de los regordetes trogones, cuyo pecho amarillo resalta entre el verde intenso de las hojas.

En el camino también es fácil encontrar monos aulladores saltando entre las copas de los árboles y bramando al mismo tiempo. Después de la caminata, hay un taller de elaboración de velas aromáticas. Y, si te atrapa la noche, puedes acampar y observar un cielo totalmente estrellado.

Artesanías de la selva
La comunidad 20 de Noviembre destaca por ser la única de la región en elaborar artesanías con materiales extraídos de la selva de manera sustentable.

Te enseñan a hacer collares con semillas, a bordar una blusa con hilos teñidos con tintas naturales o a tejer una hamaca.

Otra actividad estrella son sus recorridos exclusivos en cuatrimoto a la zona arqueológica Río Bec.

Este sitio está cerrado al público, pero la comunidad tiene un permiso especial del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para acceder y mostrar templos rematados por torres y decorados con mascarones de forma reptiliana, bastante sorprendentes y poco vistos en algún otro sitio.

El Hormiguero, una de las seis zonas
En Calakmul existen seis zonas arqueológicas, entre ellas El Hormiguero, en la comunidad Eugenio Echeverría Castellot. Sus habitantes organizan un recorrido en bicicleta por el antiguo camino que siguieron los primeros exploradores del área: los chicleros, quienes al internarse en la selva para extraer el látex del chicozapote, descubrieron la antigua ciudad maya.

Hay que pedalear por un sendero de un kilómetro hasta llegar a la entrada del sitio, el cual resguarda un mascarón labrado en estuco donde está representado Itzamná, el dios de la sabiduría y el creador de los conocimientos. También puedes ver algunas estructuras que conservan su pigmentación original.

Inframundo maya
Bajo tierra, la naturaleza trazó una red de pasadizos estrechos y bóvedas donde los antiguos mayas se comunicaban con sus dioses: las grutas “Casa de la Lluvia“, en la comunidad de Cristóbal Colón.

Después de internarte en la selva y caminar cerca de media hora, vas a llegar a la entrada de la gruta. Con casco y lámpara, los guías te conducen al interior para que descubras vasijas gigantes que, se cree, fueron utilizadas durante algunas ceremonias de culto, y hablarte de la cosmogonía maya.

Numeralia
723 mil 185 hectáreas, la superficie del área inscrita como Bien Mixto, ubicada al sur de la Reserva de la Biósfera Calakmul.
80% de las especies vegetales de la península de Yucatán se encuentran aquí, además de 350 especies de aves y casi 100 mamíferos.
Datos útiles
Cómo llegar: Desde la ciudad de Campeche, Calakmul se ubica a cuatro horas y media de distancia. El boleto de autobús a Xpujl (cabecera municipal) es de 408 pesos.

Si viajas desde Chetumal por carretera, el trayecto es de una hora con 45 minutos. El boleto tiene un costo de 192 pesos.